Un acercamiento a los DAW por Marcelo Espindola

¿Cuál es el mejor programa para hacer música? Cuando los jóvenes músicos se acercan al uso de programas en el computador para hacer su música, ésta pregunta es la primera de la lista. Hay programas muy fáciles y amigables de usar como por ejemplo Cubase, Logic o FL, pero lo que sugiero primero es definir el objetivo o propósito. Si el objetivo es edición de audio, el estándar es Pro Tools; si lo que tú quieres hacer es un Live Act, para eso está Ableton (insuperable en su performance y su concepto de hacer música en tiempo real, disparando loops); ahora bien, si tu objetivo es escribir para orquesta o música de cámara, ahí está Finale o Sibelius o incluso MuseScore.

Haciendo una pequeña reflexión, puedo decir que no existe el mejor programa, hay varios y muy buenos, con grandes prestaciones, buen sonido. Incluso varios traen sus propios VST (Tecnología de Estudio Virtual), que facilitan mucho el trabajo con notables y cómodos atajos de teclado, atractivas interfaces que captan toda nuestra atención y un largo y detallado listado de interesantes cualidades. Pero también cabe preguntarse ¿qué quieres hacer?, ¿cuanto sabes de teoría musical?, ¿qué instrumento tocas? y ¿cuánto sabes de sonido, audio o microfonía?, etc.

La aparición del protocolo MIDI a comienzos de los años 80 provocó una revolución total. Una revolución que sigue evolucionando hasta estos días y cambia el paradigma de cómo hacer musica, es decir cambia la manera de producir, pensar y enseñar la música. Con la llegada de los primeros programas a los computadores como Cubase o Protools, a principio de los años 90, se produjo un cambio en la historia de los estudios de grabación, se pasó de lo análogo a lo digital, modificando la forma grabar, de editar, de mezclar y de masterizar.

En la actualidad, el desarrollo de los programas de música o vinculados a ella, es muy variado. Lo cual ha permitido una democratización de éstos. Tenemos desde aplicaciones que enseñan a tocar piano o teclado, hasta los programas para grabar audio y midi con infinitas pistas. Si desglosamos un poco este mundo de variados programas, encontramos diversas alternativas que funcionan en nuestro computador; los más populares son los secuenciadores Audio-Midi, donde encontramos a Cubase, Pro Tools, FL, Adobe Audition, Logic, GarageBand, Studio One, Reason, Digital Performer, Sonar, Ableton Live, Reaper, entre muchos otros. Todos muy parecidos en su diseño y prestaciones, tienen un editor de teclas, editores de partituras (no todos), leen archivos MIDI, graban audio, están asociados a un interfaz de audio nativa, traen sus propios Plugins y aceptan otros de marcas distintas.

Sumado a esto tenemos los programas dedicados a la edición de partituras que únicamente tienen una interfaz de pautas, ya sea en modo de página de impresión o pantalla roll, (como una cinta sin fin), en ellos podemos escribir nuestros arreglos, escucharlos e imprimirlos para nuestros músicos, o enviarlos en PDF para que lo lean en su tablet. Los más destacados son Finale y Sibelius, también está Dórico, la nueva propuesta de Steinberg, a la que le siguen otros como Notion, Lylipond, MuseScore, estos dos últimos gratuitos, entre otros.

Por otra parte, hay programas asociados a algunos que ya mencioné que se dedican exclusivamente a la edición de audio, como por ejemplo Wavelab de Steinberg. En esta línea se destaca uno, muy sencillo en apariencia, pero muy útil en sus prestaciones y posibilidades de trabajo, me refiero a Audacity (gratuito), ideal para edición y análisis de audio.

Asimismo, hay una línea de programas más ligada al audio, a la música experimental y a la multimedia, como son Max msp, Pure Data o Super Collider, y un desconocido pero muy eficiente AudioMulch, todos ellos trabajan con interfaces gráficas, y un flujo de trabajo muy distinto a todo lo anterior.
Podemos sumar también todos los programas y aplicaciones que enseñan teoría musical y ayudan al entrenamiento auditivo, muy simples de llevar en nuestros teléfonos móviles pero no por eso menos útiles. Sumados todos los metrónomos, analizadores de audio, sonómetros y un largo etc. La revolución digital en la música cambió todo, desde la forma de hacer música, hasta la forma en que se comercializa la música.

Pero volviendo a la pregunta inicial, para los músicos ¿cuál es el mejor programa?, la respuesta a esta pregunta siempre va a depender de lo que quieres hacer en la música o qué música quieres hacer, también de la curva de aprendizaje que estás dispuesto a seguir, cuánto sabes y cuánto quieres aprender. En definitiva, sin importar el programa que uses y para aprovechar de forma óptima los recursos de cada programa hay que manejar conocimientos de música, de sonido y debes usar y conocer el que tú sientas más cómodo para la tarea que estás trabajando, ese es tu mejor programa para hacer música, porque finalmente el programa es sólo la herramienta no es el fin, el programa es solo un medio que nos permite hacer música.

Hasta una próxima entrega.

Deja un comentario

1 comentario

  1. claudio Mattias Correa Reply
    julio 1, 2019 at 12:40 pm

    Buenísimo artículo, tuve la oportunidad de ser alumno de este capo.

Deja un comentario