«Secuencias, metrónomo y monitoreo para un baterista» por André Bravo

Hoy en día nos encontramos en un momento donde la tecnología es mucho más accesible, y nos permite enriquecer de forma sustantiva una presentación en vivo. Una de estas posibilidades es la de poder tener metrónomo, monitoreo y secuencias, todo concentrado en una mini consola, justo al lado de la batería. En este artículo sabremos lo que necesitaremos y cómo configurar todo para usarlos de una manera sencilla y eficiente.

Las secuencias o “pistas” en vivo

Hoy en día podemos crear un trabajo musical increíble incluso desde la comodidad de nuestro hogar, pero a la hora de presentar estas obras, puede que se nos haga necesario el uso de pistas de apoyo. Si nuestras canciones tienen pomposos arreglos de cuerdas y bronces, coros, sintetizadores, o diferentes efectos que le dan ese toque que tanto nos gusta, pero lamentablemente no tenemos la posibilidad de juntar o contratar a todos los músicos necesarios para lograr el mismo sonido, las pistas son una muy buena forma de transmitir esa magia al público sobre el escenario. También pueden ayudar a ordenar un show, donde con estas pistas internamente se vayan dando indicaciones de entradas, pausas, o momentos de la presentación. Las posibilidades pueden ser muchas, así como también sus beneficios.

¿Qué necesito para enviar pistas o usar metrónomo mientras me presento?

  • Las pistas: siendo baterista, las secuencias que normalmente utilizo son archivos de audio en mp3 en estéreo, donde, si voy a enviar sonidos al exterior, dejo el canal izquierdo solamente con el metrónomo y el canal derecho con los sonidos, melodías, indicaciones, o lo que quieras enviar a tus compañeros de banda o a la mesa de sonido para que sea amplificado. Hoy en día existen varios programas para editar audio, los cuales cada vez son más amigables para el usuario. Como este artículo se enfoca en cómo utilizar las pistas, no profundizaré en su elaboración, aunque la podríamos dejar para otra oportunidad.

  • Dispositivo donde almacenar las pistas: puede sonar obvio, pero es muy importante tener claro qué dispositivo utilizaremos para enviar las pistas. Muchos colegas utilizan computadores con los programas de edición abiertos para tocar; a mí esa forma no me ha dado muy buenos resultados, ya que, en más de una ocasión, el computador se me ha quedado “pegado”, tiene problemas con la tarjeta de sonido, o lisa y llanamente el espacio que necesito para ubicarlo es más del que dispongo. Lo que normalmente utilizo si sólo enviaré pistas, es mi propio celular (en modo avión para evitar cualquier eventualidad) o un Tablet, los cuales puedes encontrar a precios bastante razonables, y lo único que necesitarás es un reproductor de música, ya que como las pistas vienen en mp3, prácticamente cualquiera de estos dispositivos podría servir. ¿Por qué los prefiero?, son mucho más estables, pequeños y cómodos de utilizar, sobre todo si la configuración del dispositivo está dedicada a esta función.

  • Mixer: Este vendría a ser el “cerebro” o nuestro centro de mando al lado de la batería, donde converge y se envía toda la información, por lo que sería el elemento principal para que todo esto funcione. Personalmente utilizo una consola de 8 canales con salida auxiliar, la cual me permite, además de variedad de entradas que pueden ser monitores, metrónomo, pista, instrumento, etc. tener dos mezclas: una para mí, y otra para enviar a la mesa de sonido o al resto de mis compañeros. Más adelante especificaré cómo configurarla.

  • Cable Mini Plug TRS a 2 Plug TS: o también conocido como “mini plug / plug estéreo en Y” nos permitirá conectar el dispositivo donde tenemos las pistas a dos canales diferentes de la consola, teniendo así mayor control sobre los volúmenes del metrónomo y la pista de apoyo, así como también regular mejor la mezcla que escucharás y la que enviarás.

  • Cable Plug TS: o “cable de línea” con el cual enviarás la mezcla que desees a la mesa principal o a tus compañeros.

  • Audífonos: Otro elemento que puede sonar obvio, pero es muy importante que sean confiables y te permitan escuchar por sobre el volumen generado sobre el escenario. Recomiendo utilizar audífonos in-ear, por comodidad, evitar el riesgo de que se te caigan si tocas en bandas con mucha “performance” sobre el escenario, y también por el nivel de cancelación de ruido.

Armado y configuración

En realidad, la forma de conectar todo es bastante simple, lo importante es entender qué pasa y de qué forma; vamos a describir primero lo que recibes, luego lo que envías, y finalmente cómo configurarlo todo para que todo funcione de forma óptima si estás en una presentación en vivo.

  • Fuentes: Comenzaré por mencionar que utilizo una consola Mackie MIX8, y será nuestra referencia. Los canales 1 y 2 tienen entradas XLR, perfectas para que llegue la señal de retorno. A través del cable Mini Plug TRS a 2 Plug TS, conectaremos con el mini plug el dispositivo donde se encuentran nuestras pistas. En el canal 3/4 conectamos el plug ts izquierdo, y en el canal 5/6 conectaremos el plug ts derecho.

  • Envíos: Para este caso utilizaremos dos envíos, hacia la consola principal, y a tus audífonos. Para salir a la consola principal utilizaremos el Cable Plug TS, el cual se conectará al AUX SEND, y el otro extremo irá hacia una caja directa, antes de llegar a la consola principal. Y tus audífonos irán conectados a la entrada de audífonos (PHONES) a través, si lo requiere, de un adaptador Mini Plug / Plug Estéreo. Si además quieres enviar tu mezcla a tus compañeros, puedes utilizar otro cable plug TS y conectarlo a alguna de las salidas principales de la consola (MAIN OUT), no importa cuál, ya que en esta configuración estás enviando una señal MONO. Lo “malo” de enviar una señal a través del MAIN OUT, es que tus compañeros escucharán exactamente lo mismo que tú, con los mismos niveles de volumen.

  • Configuraciones: Teniendo todo conectado podremos regular las intensidades a nuestro gusto.

  • En el canal 1 o 2, primero asegúrate de que la perilla GAIN se encuentre al mínimo, y desde ahí junto al sonidista regula las intensidades de lo que quieres escuchar del escenario. Para esto debes tener la perilla LEVEL en 0 (a las 12:00 o en la “mitad” del recorrido), y desde ahí después controlaremos la intensidad en la que deseamos escuchar el retorno respecto a las pistas y el metrónomo. También asegúrate de que la perilla AUX se encuentre al mínimo, de lo contrario enviarás de vuelta el monitoreo a la consola principal y dejarás un desastre. También puedes ecualizar con las perillas EQ.

  • En el canal 3/4, si es el canal izquierdo de tu dispositivo, debería tener el metrónomo, el cual también puedes regular con la perilla LEVEL, asegura también que la perilla AUX esté al mínimo, sino el público escuchará el metrónomo durante la presentación.

  • Finalmente, en el canal 4/5 se encuentran los apoyos que el público escuchará. Para tu mezcla, regula la intensidad a través de la perilla LEVEL y con la perilla AUX regularás la intensidad con la que la pista llegará a la consola principal. La perilla AUX MASTER trato de mantenerla en 0 (12:00), de esta forma evito enviar una señal saturada.

Esta es la forma en la cual configuro mi monitoreo y actualmente lo utilizo en prácticamente todas mis presentaciones, sea para enviar pistas, como para tener metrónomo mientras toco. Tocar de esta forma es mucho más práctico en el sentido de que no dependerás de los monitores de piso para escuchar, tus oídos descansan una enormidad, ya que regulas a tu gusto las intensidades, y aporta a que en tus presentaciones las canciones suenen lo más parecido a como las grabaste, teniendo los arreglos o efectos extra que necesites, y en mi caso, utilizando metrónomo, me da a mí y a mis compañeros mayor seguridad, consistencia y definición a nuestras presentaciones.

Espero que a los que tienen dudas al respecto o ganas de comenzar a utilizar estos recursos les haya servido, y a los que ya se presentan de esta forma ¿Qué opinan? ¿Conocen más formas de enviar o utilizar pistas de apoyo?

Deja un comentario

Deja un comentario