«La reinvención del músico en tiempos de pandemia» por Valentín Fertorández

Hoy músicos, compositores, productores, ingenieros y técnicos nos encontramos imposibilitados de llevar nuestros trabajos a cabo producto del famoso virus COVID-19. Esto se ha transformado en una gran problemática para el rubro que funciona mediante la reunión y/o contacto permanente con las personas. Es por esto que se nos ha impuesto una reinvención o evolución sin derecho a opinión, por lo que me tomé el tiempo de leer ciertos artículos y abrir un debate común entre colegas con ciertas directrices.

Nuestra forma de trabajo y su rápida infección

La música como medio de entretenimiento y/o artístico en nuestro rubro se consolida mediante la relación con la gente, o sea, sin un receptor nuestro trabajo no funciona. Muy básico será esto, pero es que la música nos ha demostrado que por mucho que la tecnología avance, en su raíz más profunda es un elemento primitivo, humano y cercano; donde el internet como función primordial no se ha usado como tal. Lo podemos ver a simple vista donde el mundo en un abrir y cerrar de ojos se vuelve digital e impersonal creando así un desequilibrio en nuestra forma de actuar para lograr acabo nuestros proyectos. La ansiedad nos come rápidamente y vemos a colegas realizando shows en vivo vía streaming, generando charlas, etc; de forma gratuita y hasta algunxs intentando realizar shows a toda costa sin tomar las prevenciones requeridas internacionalmente. Pero no los culpo, nadie vio venir esto y tampoco nos enseñaron a utilizar las herramientas digitales de buena forma, ya que en ningún rubro se ha presentado de esta forma.

El Internet ha mostrado su verdadera piel

Cuando hablo de que nadie nos enseñó a usar estas herramientas digitales de buena forma es porque el Coronavirus destapó algo que pasamos por alto hasta el día de hoy… el internet como se concibió nunca se llevó a cabo. ¿Por qué digo esto? Los últimos días quise averiguar qué tan potente se había puesto el internet y las redes sociales con la cuarentena, con lo cual me encontré con varías cosas. La primera de ellas es que el internet fue creado para conectar, o sea, para lograr que como personas nos olvidemos del espacio físico y estemos totalmente en cercanía con otras personas detrás de una pantalla. Esto es muy difícil porque nuestra generación hacia atrás siempre tomó la tecnología como algo que se suma a nuestro entorno real y mientras más vamos hacia atrás en generaciones, esto siempre ha sido tomado como algo ficticio o irreal; por lo que esa necedad ahora nos hace vulnerables frente a este nuevo mundo que recién comienza.
Digo necedad porque las generaciones nuevas que nacieron ya en este mundo digital lo abrazaron sin dudar y vemos como niñxs en Fortnite de forma online juegan con sus amigxs como si estuvieran en la misma habitación (he visto esto con mis propios ojos), verdaderamente conectados entre ellxs.

Como segunda observación hay algo que dimos por inmortal y es la conexión a internet. Debido al encierro de las personas, las conexiones al igual que hospitales colapsaron y en sectores donde había una cantidad de megabytes pequeña ya no hay internet; por lo que en sectores donde se podía pasar los 25 megabytes ahora solo puedes llegar a eso o menos cantidad. Esto se ve reflejado en que lo que creíamos un recurso renovable no lo es y en cualquier minuto se generará un apagón o pérdida masiva de conexión a internet. ¿En qué se verá reflejado esto? De hecho, ya se ve. Los streamings hoy en día debido a la demanda no están funcionando bien, se caen, se pixelan y suenan mal; y en un tiempo más no tendremos ni siquiera el acceso para trabajar online.

¿Evolución, reinvención o se dio vuelta a un ciclo?

A modo personal me preocupa bastante que lo único que nos queda para poder llevar acabo nuestro trabajo sufra una ruptura, aunque sea por un tiempo pequeño y limitado. Pero tenemos que mantenernos optimistas por lo que dejo un par de reflexiones para que mantengamos la frente en alto y busquemos como llevar esta problemática a soluciones, ya que no vengo en modo de mesías a dar respuestas si no, abrir alguna puerta para acercarme a algunas. Como evolución o reinvención creo que un camino es adaptarse a esta forma de trabajar y conectarse de forma real-digital con la gente para entrar en un mundo impersonal pero cercano donde al igual que nuestrxs niñxs en Fortnite, trabajemos conectados con la gente. Esto abrirá una puerta a un mundo un tanto desconocido pero que quizás nos haga globalizar aún más nuestro rubro y quién sabe, que sea más accesible, cómodo y de menos costo en cuanto a movilización, espacio, etc. Como últimas palabras la vuelta de ciclo es algo ideológico que resuena en mi cabeza donde una vez que llegamos a tope todo se reinicia con lo que me hace pensar que quizás la música recibió un reseteado y al igual que en tiempos antiguos, el disco volverá a resurgir frente a la perdida de internet y/o los conciertos en casa o a domicilio para fiestas o reuniones pequeñas vuelvan a ser una opción frente a la cancelación de reuniones masivas o mucho más que eso, al trauma psicológico que va a dejar esta pandemia frente a las reuniones masivas que sin duda un porcentaje de personas no querrá concurrir por miedo a una nueva infección.

Con esto dejo abiertas las reflexiones y los debates. Esto no va a terminar como siempre lo hemos hecho… nos adaptaremos y encontraremos una solución.

Deja un comentario

Deja un comentario