«La función del MixBus en la música urbana» por Melou-D

En el transcurso de las últimas décadas la música urbana en Chile ha evolucionado y se ha ganado un reconocido espacio en el mercado. Este crecimiento ha sido básicamente empujado por el interés de los exponentes de la industria, ya sean productores como entusiastas del sonido, y por cierto del público.

Usualmente los seguidores de mi trabajo me preguntan recurrentemente en mis redes sociales por “tips” o “trucos”, ya sea de grabación, mezcla o mastering, con relación a la música urbana. Pues bien, en esta ocasión les hablaré de los procesos que utilizo en el “mix bus” para lograr el pegamento final de nuestras mezclas antes de llevarlas a mastering.

Antes que todo, debemos entender que el mixbus es la parte final de nuestra mezcla, donde todos nuestros canales ya procesados terminan en este bus, llegando hacia este como una especie de embudo, capturando todas las pistas individuales, efectos y subgrupos de nuestra sesión, donde hacemos la última etapa de la mezcla para lograr un sonido mas uniforme y controlado, donde podríamos decir que actúa como pegamento.

Lo primero, y solo si es necesario, utilizaremos la ecualización substractiva. Nos fijaremos en los puntos molestos para poder reducirlos con un ecualizador, en mi caso utilizo el PRO Q-2.

Luego en la segunda etapa de compresión encontramos el sidechain. Normalmente los compresores son mas sensibles a las frecuencias graves, por tanto si tenemos muy realzadas las frecuencias en nuestras pistas de bajo o kick, el compresor tendrá que ejercer un mayor esfuerzo para cumplir su tarea.

Siempre en el final de mi “mixbus” sugiero el uso del compresor de SSL G BUS COMPRESOR de la marca Universal Audio. Este compresor cuenta con la función “SC FILTER” que nos proporciona un detector que nos ayuda a dividir la señal desde cierta frecuencia que busquemos en especifico, así el compresor desde este punto va a dejar pasar las frecuencias indicadas para no actuar con tanta rudeza y así también sentir mas naturalidad del “punch” en la mezcla.

Normalmente utilizo un “ATTACK” mas lento, un ratio de 2:1, un “RELEASE” automático (este compresor tiene esta opción), y bajando el “THRESHOLD” hasta conseguir en el medidor reducir unos 2 a 3 dB para no aplastar de forma radical los peaks de la mezcla, considerando que nuestra mix ya viene con un control óptimo y solo necesitamos ese pegamento.

Lo siguiente que agrego a mi cadena es el “BX_REFINEMENT” de Brainworx y Universal Audio para trabajar las durezas y añadir un poco de coloración de tubo. Me resulta muy bien porque siento que da unos medios mucho más definidos. Normalmente lo utilizo en un porcentaje adecuado según como se esté escuchando, controlando así desde el mix dicho porcentaje.

Este plugin también tiene algo muy interesante que permite añadir el color del tubo a nuestra mezcla utilizando una técnica de oscilación sincronizándose con el tempo de nuestra sesión, así logrando un énfasis en nuestra mezcla bastante llamativo.

Para finalizar, suelo volver al paso 1 con la ecualización sustractiva, para controlar cualquier frecuencia que no haya podido trabajar de manera precisa con alguno de los plugins anteriormente nombrados. También el compresor añade un poco de coloración, entonces la mezcla de tonalidades en los plugins podría causar alguna turbulencia en frecuencias. Por esto, para no correr riesgos, prefiero volver a pasar por el paso 1 para quitar lo que sea necesario.

Deja un comentario

Deja un comentario