«La experiencia y proceso junto a Niños del Cerro» por Victor Muñoz

Mi primer encuentro con los Niños del Cerro fue durante el año 2016, donde grabamos una sesión en vivo de estudio para el programa Super45 en la Radio Zero. Recuerdo que días después de aquella grabación la banda ganaría el Premio Pulsar a ¨Artista Revelación¨ con su disco “Nonato Coo”. Tiempo después nos encontraríamos nuevamente, y gracias a Cristian Heyne, comenzaríamos a trabajar en el segundo disco de la banda.

Desde el comienzo el plan siempre fue registrar el disco en vivo. Nuestra primera sesión fue en enero del 2017, grabando en ese momento la canción “Contigo”, para luego en marzo registrar las baterías de otros tres temas; “Sufre”, “Flores, Labios, Dedos¨ y “El Sueño Pesa”.

Debido a un accidente de Pepe Mazurett, baterista de la banda, tuvimos que esperar hasta mayo para continuar con el registro. Fueron tres días encerrados en un estudio, todos tocando en la misma sala. De aquella sesión saldrían las 5 canciones que cierran el disco.

Para nosotros lo más importante era registrar el sonido agresivo que proponía la banda en vivo. Hubo temas en los que no se hicieron más que dos tomas y que prácticamente no fueron editados (por ejemplo, “Las Distancias”). En otros, simplemente escogimos la versión que sentíamos con mas energía. Hay que tener en cuenta que siempre pensamos que este debía ser uno de esos discos que se escuchan de principio a fin, que el orden fuera importante, que hubiera una narración entre cada canción.

Lance”, canción que da nombre al álbum, fue nuestro “centro del universo” de esta producción, 8 minutos en los que está resumido todo lo que pasa en este disco. Les contaré paso a paso como la trabajamos:

VOCES

Tardamos varias sesiones de grabación en descubrir la toma correcta de las voces, probando con varios micrófonos hasta encontrar el que nos entregaba la agresividad necesaria, teniendo como referencia el coro de la canción. Si mal no recuerdo probamos desde el Shure SM7b, Sennheiser MD441, Neumann U87, hasta finalmente llegar al Manley Reference Cardioid, que fue el que sentimos mejor capturaba ese sonido que buscábamos.  

En la mezcla fueron trabajadas como una línea vocal principal acompañada de doblajes con procesos diferentes entre estrofas y coros. Los doblajes solo fueron procesados con EQ3 de Avid y Decapitator de Soundtoys.

GUITARRAS

Las guitarras fueron grabadas con un Shure SM57 y un Sennheiser MD421 sumado en un bus de la consola API 1608 a un track mono en Pro Tools. En la mezcla solo tienen algo de compresión y EQ. También fueron procesadas de forma diferente; en este caso las secciones de ruido tienen menos compresión y en los versos la guitarra de Simón esta enviada al Eventide Tverb, plugin que simula la técnica usada por Tony Visconti durante sus grabaciones con David Bowie.

El solo de guitarra que está al final de la canción fue grabado en casa directo a una Universal Audio Apollo Twin corriendo con el plugin Unison, Fender ’55 Tweed Deluxe de Universal Audio, una guitarra Fender Jaguar muy antigua, y el único pedal utilizado en ese solo fue un Zvex Fuzz Factory 7 (el del gatito).

PIANO Y SYNTH

Grabamos un Microkorg con delay conectado a una caja directa Radial JDI y en la mezcla su único proceso es algo de EQ y un flanger muy lento procesado con un Mondomod de Waves, el cual da la sensación de que el sintetizador estuviera automatizado en paneo, pero no.

El piano se improvisó luego de decidir la toma definitiva. Tomamos el micrófono con el que grabamos las guitarras acústicas, un Neumann KM184, y lo pusimos detrás de la cabeza de Diego y lo grabamos en una toma. Era un piano vertical que creo que ni siquiera estaba afinado y crujía bastante. Los ruidos notorios los eliminé utilizando iZotope RX en modo Spectral Repair. En la mezcla fue procesado de manera similar al sintetizador pero un reverb AKG BX 20 de Universal Audio.

BAJOS

El bajo que usamos fue un Fender Jazz Bass japonés, grabado por caja directa con el  preamp de la consola API. Luego utilizamos la emulación del Ampeg B15 de Universal Audio configurado de manera diferente entre las secciones con y sin distorsión.

BATERIA

Usamos un hibrido entre la Slingerland de Pepe y la DW Collector del estudio. Todo grabado en la API, los Overs comprimidos con un Empirical Labs Fatso y otros elementos con Universal Audio 1176. Microfoneamos el bombo con un Sennheiser e901, Telefunken M82 y Neumann U47 FET, caja con un Shure SM7b arriba y Sennheiser MD441 para la bordona, Toms con Sennheiser MD 421, Overs con Telefunken M60 FET, hi-hat con Telefunken M160 Tube, y el room con un par de Neumann u87 y otro con M160s.

En la mezcla la mayor parte del proceso de la batería viene con las compresiones paralelas aplicadas, emulaciones de FATSO, Fairchild y DBX 160.

Algunos canales quedaron fuera y otros solo suenan en ciertas secciones. Por ejemplo los Rooms solo aparecen en las secciones de ruido.

Para la sección central el concepto era “entrar al vacío”, debía ser un viaje. Los grandes cambios que suceden en esta sección pasan en la batería. Entran distorsiones y un flanger muy lento sobre un mic de room con delay, distorsión y compresión. Toda la batería (excepto bombo y caja) es filtrada al comenzar esta sección.

Si quieren escuchar el resultado y conocer los detalles que hoy quise contarles, les dejo la invitación para que escuchen este trabajo de Niños del Cerro:

Deja un comentario

Deja un comentario