La batería y la improvisación como medio de aprendizaje por Christian Hirth

Durante mis 20 años de experiencia haciendo clases de batería y rítmica, me he dado cuenta que los alumnos quedan en shock cuando les digo “Improvisa algo con el material estudiado”, muchos contestan pero no se me ocurre nada, o sencillamente me quedan mirando con sus baquetas como si estuvieran congelados en el tiempo, o simplemente comienzan a tocar lo mismo que está en el libro pero sin mirarlo.

En este articulo quiero referirme a la improvisación como medio de creación musical y de aprendizaje.

El enfoque educativo tradicional  generalmente se basa en los libros de estilos y técnicas, que en un principio es necesario, pero ese material no sirve de nada si queda en el papel (partitura o libro). A muchos alumnos les cierro el libro y no pueden seguir tocando, ya que mecanizan todos los ejercicios a través de la partitura, pero en el fondo no experimentan con el material ni tampoco con ideas propias que puedan llevarse a contextos musicales reales. Esto hace que los alumnos se vuelvan unos repetidores de los patterns y fills que aparecen en los libros y no experimenten con comunicar ideas generadas por su propia investigación a través de la improvisación.

La improvisación es un elemento fundamental para crear y enfrentarse a ideas desconocidas o alejadas de lo que los propios estilos o patterns ya establecidos. La improvisación es una oportunidad tremenda para poder zafarse de lo repetitivo y aventurarse a lo desconocido, tomando en cuenta el error como una oportunidad para cambiar el rumbo y generar nuevas ideas. La improvisación pareciera ser que es tocar cualquier cosa, pero eso es un error, para poder conseguir buenos resultados sencillamente hay que manejar varios conceptos para enriquecer música, algunos de los puntos más importantes son los siguientes:

Matices: La batería está catalogada como un instrumento de percusión y muchos confunden eso con solo pegarle fuerte. La batería es uno de los instrumentos que tienen uno de los rangos dinámicos más amplios, si solo utilizamos una parte de ese rango, nuestras ideas se agotaran rápido.

Rítmica: Si solo tocas un estilo en particular y manejas sólo el material rítmico que ese estilo propone, no está mal, pero te pierdes un montón de ideas rítmicas muy ricas que existen en otros estilos, que incluso podrías llevar al estilo que tanto te gusta. El dominio de la rítmica es mucho más amplio que tocar en un compás asimétrico, la rítmica es entender el tiempo y como se mueve en distintos espacios.

Timbres: Los timbres en la batería son muy diversos, un platillo o un tambor tienen muchas posibilidades de sonido, y generalmente siempre utilizamos los mismos. Construir melodías a través de los timbres enriquece enormemente la musicalidad y las ideas cuando uno se enfrenta a la improvisación.  Experimenta con diversos timbres, baquetas e incluye instrumentos de percusión que puedan enriquecer el lenguaje.

Técnica: La técnica es indispensable para poder expresar las ideas con fluidez, si no le das tiempo a este punto, va a ser muy difícil que puedas fluir en una improvisación y expresar tus nuevas ideas. Hay que tener en cuenta siempre que la técnica es un medio y no un fin. Hay miles de técnicas distintas en la batería, lo importante es como las aplicas a la música y como haces para que los auditores perciban el mensaje. Si solo tienes técnica, te falta la mitad del camino.

Grabar y escucharse: Generalmente los estudiantes no se escuchan cuando están tocando, están muy metidos en la técnica o en la posición correcta de las manos o brazos o pies. Escucharse es fundamental para lograr un buen sonido y llevar la idea musical a otros lugares. Trata de grabar tus improvisaciones, ahí te darás cuenta de cómo suenas y qué ideas musicales estás proponiendo, así podrás buscar tu propio sonido y ver si las cosas funcionan o no.

Escuchar música: Si siempre escuchamos lo mismo, difícilmente vamos a tener ideas frescas y nuevas, seguramente te gusta un estilo en particular, pero eso ya está. Trata de investigar otras ideas a través de otros estilos, incluso que no te gusten tanto, a veces ahí hay cosas interesantes que incluso puedes incluir dentro del estilo que dominas. Escucha toda la música que puedas, con y sin batería, actual o pasada de moda, esto te dará mucho más lenguaje a la hora de improvisar o de crear.

Espero que algunos de los consejos incluidos en este articulo te puedan servir para buscar tu propia voz en tu instrumento y puedas diferenciarte como músico. Para mi lo que más vale en el arte es generar sorpresa y evolucionar. Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Deja un comentario

2 comentarios

  1. sebastian Reply
    julio 2, 2018 at 8:48 am

    Gracias!

  2. Tomas Roberto Reply
    octubre 18, 2018 at 6:08 pm

    Buena la idea de no limitarse con un solo o algunos estilos , en mis 50 años de trayectoria me a tocado por circunstancias tocar y acompañar todo estilo musical y cuando estoy con rock hago un corte de tango y sigo , queda genial y es solo por decir algo o marcar o cortar con estructuras de salsa da mucho power de innovación en una estructura rockero , además solo lo sabe y aplica uno en su momento preciso , la música es vida , se agradece tu docencia por qué no siempre es fácil , como la trayectoria de un músico. Éxitos.

Deja un comentario