“Ingeniero en sonido como parte de la banda” por Arturo Zegers – Parte 1

Hacer sonido en vivo, lo quieras o no, te hace responsable del éxito en términos de ejecución técnica- del show que estás apoyando. Esto puede perfilarse como un incentivo emocionante, pero muchas veces, por lo menos desde mi posición, acepté reticente esta responsabilidad: hacer sonido en mis comienzos, significaba, en el curso de una tarde, conocer y entender musicalmente una propuesta de show preparado y ensayado a puertas cerradas, y hacer que sonase a la perfección en locales que no contaban siempre con los equipos mínimos como para llevar a cabo tal tarea. Demasiados elementos fuera de mi control. Solo estrés.

Pero eso ha cambiado. Ciertos aprendizajes me han permitido reestructurar el sonido en vivo como una variante de la experiencia creativa de la producción musical. Y esto es la clave: el sonido en vivo es simplemente el espacio donde la producción sale del estudio y por lo mismo, si lo enfocamos bajo esta mirada, abre tantos espacios creativos como el trabajo en el mismo. Solo que esta vez son muy distintos, y ahí radica la nueva emoción que comporta la tarea. Podemos experimentar y proponer, e ir más allá de solo pasarla evitando acoples o haciendo ajustes a un equipo completamente incómodo.

Entonces, ¿Cómo sobrevivir al sonido en vivo? ¿Cómo hacer de este trabajo una experiencia agradable, donde la tensión respecto a todo lo que pueda salir mal abra paso a un espacio de creatividad que ayude a crecer al proyecto en su versión en vivo?

Involúcrate con el proyecto

No podemos “hacer sonar bien” algo, si no tenemos cabal entendimiento sobre qué es “sonar bien” para la propuesta musical específica con la que vamos a trabajar.

El rol del ingeniero en sonido de sala para una banda es fundamental, es quien tiene en sus manos que el mensaje y estética de la banda, llegue al público que está ahí. El ingeniero en sonido normalmente es el único del equipo que ve el show y entiende con más distancia qué momentos son los que movilizan a la gente, qué apertura fue mejor, qué partes se alargan demasiado, cuál de los integrantes de la banda tiene el carisma como para dirigirse a la audiencia. Eres como ese soldado que está en la torre observando que es lo que se viene; el problema es que si no has ayudado a construir el show, si vienes llegando esa tarde a “ver qué onda”, la distancia no da perspectiva, solo hace que veas menos.

Por eso es necesario hacer un cambio fundamental en cómo el ingeniero en sonido entra en el proyecto fuera de los espacios del show en vivo. Se vuelve necesario participar de la música e idealmente de los espacios de producción:

  • Ensayando con la banda.
  • Siendo parte de cómo se arma musicalmente el show, replicando el trabajo que se hace como productor en el estudio, pero ahora produciendo el “en vivo”.
  • Trabajando el show -roles, dinámicas.
  • Construyendo y mejorando luego de cada evento

Conoce los equipos

Es verdad, es muy complejo enfrentarte a un sistema que tu no montaste, que cambió a último momento, que no tiene todo lo que necesitas y que muchas veces por el desgaste del en vivo está en malas condiciones. A todo ese se le suma el estrés de los músicos, que abre espacios de inseguridad a menos que el trabajo previo de la banda completa este muy afiatado y con los roles definidos.

Desde ahí, el ingeniero en sonido tiene que ser la constante que da tranquilidad en un mar de distintos venues con diferentes equipamientos. Conoce todas las variantes con las que te puedes encontrar, estudia qué equipamientos hay y cuáles son sus limitaciones, a fin de que antes puedas hacer todos los ajusten necesarios para encontrarte cómodo en el momento del show. Si al guitarrista le pasan el día antes una guitarra que no es la suya y no conoce, ¿crees que va a subirse al escenario sin antes haberla ni siquiera afinado?

Estos dos cambios fundamentales nos ayudan a hacer del sonido en vivo un espacio constructivo. Implican invertir tiempo, estudio, vincularnos a los proyectos. Un mínimo que un buen ingeniero en sonido debe querer cumplir.

Deja un comentario

Deja un comentario