El beat ¿es un elemento de comunicación o un recurso musical? por Valentin Fertorández

En este espacio de reflexión musical, se me dio por hablar sobre el “Beat” ya que sin querer queriendo es un elemento muy presente y a la vez muy interesante para la gente que sigue mis trabajos. Por lo que me motivé a autoanalizar mis procesos y compartir con ustedes desde lo más honesto de mi ser, qué es para mí el beat dentro de mi mundo.


Rítmica, movimiento y comunicación. Son tres elementos que logro divisar al momento de explicar qué siento al escuchar o crear un beat. De primera debo decir que es un tanto difícil explicar algo que he llegado a generar de forma natural. Este es un elemento infaltable dentro de mis producciones, ya que aunque la canción o el tema carezca de percusiones igual percibo un patrón. Pero, ¿qué es lo que tiene un beat que lo hace tan humano? Con humano me refiero a que no lo podemos dejar de lado. Sí, me fui a buscarla lejos, a lo humano y primitivo, o sea, a nuestras raíces más ancestrales. En los comienzos no existían guitarras, ni trompetas, ni baterías y menos sintetizadores, pero si un lenguaje a través de sonidos y golpes. Entonces si lo pensamos de esta manera, llevamos más de una tonelada de años agrupando golpes y sonidos para transformarlos en un sistema de comunicación. Ahora me pregunto, ¿qué busco al momento de crear o producir un beat? Fácil…comunicarme de la manera más primitiva, o sea, la que nos une de forma transversal.


Si desfragmento los procesos al generar un beat, me empiezo a dar cuenta que todo lo que hago es muy instintivo.

  • Lo primero en mi receta es sentir lo que algunos/as llaman “Mood”, se que es algo lógico pero la verdad es que a veces no lo hacemos. Esa vibra que nos llega es interna y humana, totalmente inconsciente en la mayoría de los casos. Por eso es que siempre que empiezo un beat, más que la sonoridad o estética, me enfoco en lo que me nace corporalmente.
  • Seguido de esto, como un amante del Diseño Sonoro, me dedico a fabricar de cero cada sampler. Uno tras otro buscando el bombo o caja que empasta con mi lenguaje, a veces mezclo dos o 3 bombos, 4 cajas y así, pero siempre todo sumamente calculado y sin olvidar la afinación; parte importante de esto. Un elemento que a simple vista es un arma de doble filo, ya que si se afina junto al tema todo sumará y la comunicación será perfecta, de lo contrario, el beat ni siquiera tendrá onda.

  • Después de tener elegido mi “Kit”, voy por uno de mis sellos personales: “Procesar todo” (A Trent Reznor le gusta esto). Empiezo a buscar cosas, bitcrushers, distorsiones, compresores, ring modulators, etc. De primera, saturadores para darle mas carácter y color (para que mentirles, el 99% de las cosas saturadas correctamente, suenan mejor). Luego agrego compresión para generar más transiente, ataque o ese golpe de primera que te enciende.
  • Finalmente, siempre los ecualizo. Quizás no de una manera “técnica” pensando en mezcla, pero sí como un diseñador sonoro, otorgando detalles muy finos al trabajo. Limpio lo que no necesito y reafirmo lo que quiero, para así llegar a tener una sonoridad que, sumada al patrón rítmico, me entrega esa comunicación humana o certera frente a otro/a.

  • Desde mi punto de vista, el bajo es el segundo elemento más importante dentro de un beat. El cual muchas veces pasa desapercibido, pero sin su presencia no tendríamos un piso al que caer. Para trabajarlo, agarro mi Bruto (Minibrute de Arturia) y empiezo a jugar con un riff. En otros casos, secuencio una línea midi en Ableton y por usb la envío al sinte, la dejo sonar y empiezo a mover perillas, buscando una textura, una sonoridad, una personalidad. Esto a veces me toma un minuto y otras veces treinta, pero como todo en la vida, ningún proceso es idéntico al otro.
  • Como condimento final, lo que agregue, varía dependiendo del estilo o sintonía del tema. A veces, unos arpegiadores, otras unos pads y en hartos casos, samplers de voces, ruidos o Slice…siempre procesados (Friendly Reminder).

Como conclusión frente a los 3 elementos que postulé en un principio, eso es para mí un beat: una agrupación de patrones rítmicos que nos generan movimiento, ya sea, emocional, corporal o hasta reflexivo, con el cual conectamos con la fibra más primitiva de nuestro ser, comunicándonos de forma universal.

Deja un comentario

Deja un comentario