«Armando mi maleta de trabajo» por Dilman de la Fuente

Así como hay blogs, videoblogs y una serie de medios en los que se publica información respecto de como armar la maleta para viajar a cualquier lugar, que cosas llevar, que cosas no llevar, etc, hoy voy a compartir con ustedes lo que usualmente llevo en mi maleta de trabajo. Hago lo posible por no mezclarla con la de viaje, aunque las políticas de las aerolíneas, y evitar que se deba pagar extra por carga del staff signifique en ocasiones que las cosas que voy a nombrar estén mezcladas entre bolsos y maletas.

De antemano aclaro que no soy experto respecto de este ni ningún otro tema, por lo que espero que compartirles esto genere que quienes lean, comenten y compartan que cosas llevan siempre en un viaje de trabajo – de este rubro – y que cosas faltaron en la lista. ¡Es muy probable que un comentario de ustedes me permita optimizar la maleta y/o completarla!

Lo primero que incluyo en la maleta es algo que casi nunca ocupo en el trabajo, pero casi siempre ocupo durante el trayecto o en mi destino. Si tengo suficiente espacio es una zapatilla multi-enchufe, y si tengo poco espacio, un triple. Creo que he pasado por muchos hospedajes donde la habitación tiene solo un enchufe y lo está ocupando la lámpara o el despertador. Si fuese del frigo bar se entiende, pero ¿no poder enchufar nada por una lámpara? Inexplicable.

Si viajamos por tierra, incluyo una multi-herramienta y un par de perilleros. Si viajamos por aire casi nunca los llevo por el riesgo de olvidar meterlos en una maleta que vaya a bodega, y tener que depositarlos en la alcancía del aeropuerto. A pesar de no ser muy bueno para trabajos manuales y uso de herramientas, y en muchas ocasiones verme desatornillando con una moneda teniendo la herramienta adecuada en el bolsillo, creo que nunca están de más.

Desde que me cambié de compañía de internet en casa y la compañía anterior no retiró el router, pasó a vivir en la maleta, es 5G, un poco más grande que un papel lustre y en muchas ocasiones me ha permitido hacer el trabajo un poco más tranquilo cuando la producción opta por sacar la consola de sala de su posición ideal. Obviamente viaja con su transformador, cable de red y spare.

Dentro de la maleta viaja una mini maleta Pelican Case 1010, que es como el Rolls Royce para pendrives, iloks y otros elementos de ese tipo. A veces meto ahí unos fonos Sennheiser IE4, los primeros fonos intraurales que usé para trabajar y que aún amo. Además, llevo algunos adaptadores de plug de ¼ a 1/8. Sobre fonos, llevo además los clásicos Sony MDR7506, y un IEM de gama mayor para funciones de monitoreo.

Llevo también un micrófono muy básico con switch para Talkback. Es uno que se vende para karaoke, no lo he usado nunca para karaoke, como talkback funciona perfecto. Obviamente, también viaja con su cable.

Para las ocasiones que lo ameritan, y cuando el tiempo lo permite, llevo una interfaz y un micrófono de medición para ajustar. Lo que hago generalmente es ajustar y luego guardar esos equipos, es poco probable que los necesite nuevamente, por lo que también cierro el software que esté usando, no lo dejo andando con el mic del computador. Quizá lo empiece a dejar encendido, en una de esas me veo un poco más profesional y me empiezan a tomar en serio, ¿no?

Además, llevo un cable USB con su spare, para las veces que puedo grabar multipista. Antes llevaba un Firewire para las SC48, pero desde que actualicé el sistema operativo quedé fuera de las versiones de parches para grabar con FWx, por lo que es posible que ese cable salga de la maleta pronto. También llevo una grabadora portátil para registrar un LR sacado del master de la consola, y en ocasiones una toma aérea para capturar público. En mi caso es una Zoom H6, que recomiendo 100%.

Hace poco sumé a la maleta algunos sistemas IEM con cable, que me sacan de apuros para mezclas de bateristas u otros músicos que no se mueven, o para cuando desde el FOH tengo que hacer las mezclas del iluminador y/o visualista. Les arregló el panorama a mis amigos Ramiro y Jorge, solo me falta hacerles la mezcla bien.

Adicionales serían cables XLR, plugs, XLR-Plug, todos fabricados por mí. El clásico cable miniplug a 2 plugs, un par de cajas directas, adaptadores de rosca de 3/8 a 5/8, pilas, cables de poder, plumones, huinchas de colores, gaffer, un par de clamps K&M 24030, computador con sus accesorios, tablet, brocha, mouse y linterna de mano. Otros elementos que trato de llevar siempre son un portavaso que engancho en el atril del talkback, un termo, una botella de agua, una taza con mosquetón y un matero.

Además, llevo un par de micrófonos vocales de alta gama y que salen de la maleta cuando el presupuesto de la producción los incluye. La historia de la compra de esos mics queda para otra ocasión.

Por último, desde hace muy poco está viajando conmigo el Live Rack de Universal Audio, hasta ahora solo por tierra, ya veremos si lo invitan cuando volemos. Junto a esta va la tarjeta DN32 MADI, que permite conectar el Live Rack a consolas Midas M32. ¿Por qué? Porque son de las pocas consolas que me toca usar recurrentemente que no tiene conectividad MADI sin esa unidad.

Finalmente les comento lo que creo que me falta incluir en la maleta, porque no lo tengo, algo así como un wishlist de gadgets que espero incorporar en el mediano plazo:

1. Scan para coordinación de frecuencias. Ya se cual, lo he ocupado, funciona genial, pero aún no lo compro, lo podría pedir para Navidad.
2. Un soporte para fonos como el K&M 16080, lo recuerdo solo cuando no tengo donde dejarlos cerca de la consola.
3. Alguna lámpara resistente para no depender de las que trae la consola, que casi nunca están.
4. Si existiera algún taburete o algo así que se pudiese plegar de tal forma que lo pudiera meter junto con todo lo demás en la maleta sería genial. Ya estoy muy viejo para pasar una prueba de sonido y un show sentado en la tapa de un case.

Eso es lo que llevo, y lo que me gustaría llevar. ¿Qué me falta?

Deja un comentario

Deja un comentario