5 tips para una buena performance en vivo por André Bravo

A todos nos gusta ver un buen show en vivo, tanto como público, y obviamente como músico, pero para esto hay muchos factores que influyen en un buen espectáculo. Para ello, elaboré los 5 tips que como baterista me parecen más importantes a la hora de presentarse en vivo y que les pueden servir para mejorar su performance.

Esta lista está basada tanto en mis experiencias como en las de mis colegas con los que he compartido y conversado a través de los años, pero bajo ningún concepto constituyen verdades absolutas. Probablemente ustedes tengan otros tips que no haya mencionado, si gustan después podemos conversar y debatir al respecto.

Ahora, comencemos:
1. Conoce y comunícate con el staff del evento: Un show musical lo componen muchos integrantes, no sólo los músicos, están los sonidistas, encargados de escenario, técnicos, iluminadores, etc. Y si queremos tener tranquilidad y buscar generar las mejores condiciones para tu presentación, ellos son los que te pueden ayudar a lograrlo. He visto que hay músicos que no se relacionan con la producción o el staff del evento, si tu banda o artista con el que te presentarás no lleva su staff propio, yo recomiendo fuertemente conocer y presentarte por lo menos ante el sonidista y con los encargados del escenario.


2. Siempre busca tu comodidad: En los shows no siempre tienes la posibilidad de tocar con tu propio instrumento, por lo que debes tener en cuenta qué cosas son estrictamente necesarias para ti a la hora de tocar cómodo; saber cómo manipular una batería para ajustar sus componentes, llevar siempre una llave de batería, llevar tu propio sillín regulado a tu propia altura, uno o dos atriles o clamps para que puedas usar todos o la mayoría de tus platillos, o incluso tu propio atril de caja, son detalles que si bien significan un esfuerzo mayor, pueden asegurarte un buen desempeño. Y también asegúrate que la batería no se corra, o que las fijaciones de toms, platillos, atriles, pedal, etc. estén firmes ANTES de tocar, porque lidiar con eso durante la presentación es bastante desagradable, sobre todo si no tienes a alguien que te ayude durante la presentación.


3. Escucha bien sobre el escenario: Este punto es uno de los más necesarios, pero por diversas razones los dejamos pasar, o no le tomamos mucha atención. Más de una vez escuche decir: “Sí, salió bien, pero no escuchaba nada”. En las pruebas de sonido me he dado cuenta de que algunos se dedican prácticamente a ensayar, pero para ensayos hay otros momentos. Si no te escuchas o no escuchas como te gustaría cuando están probando monitoreo, paras y pides lo que necesites, pero no esperes al final de la canción para decir qué falta, ya que eso te hace perder tiempo, y en un evento musical, el tiempo es muy preciado e importante, y no querrás quedar a medias. Ahora, si no hay retornos, trata de pedir que pongan los amplificadores y parlantes detrás de tu posición, o si es muy complejo, por lo menos ubicar la referencia que más necesites, pero siempre asegura escuchar por lo menos algo. El tocar “de memoria” y sin escuchar qué pasa con tus compañeros no es un escenario que de mucha confianza como para expresarte y poder mostrar todo tu potencial. Finalmente, si no hay prueba de sonido, cuando se haga el “line-check” o verificación de que los instrumentos están sonando, pide inmediatamente una referencia básica y trata de que no pasen más de dos canciones sin que escuches a tu gusto.


4. Expresarte SÍ es importante: Recuerda que no todo el público que te va a ver es músico y ellos esperan que tu show sea entretenido. No es necesario de que hagas grandes gestos o te vuelvas loco si la banda no es del estilo o el protagonismo lo tiene otro músico, pero la comunicación y que se note que lo pasas bien tocando es algo que el público nota y hasta lo comenta. El ensayo aquí cumple un rol fundamental, si tocas con seguridad y teniendo claros los detalles de las canciones junto a tus compañer@s, trata de que haya comunicación visual entre ustedes. También busca comunicarte con el público, más de uno te estará poniendo atención. Si sientes ganas de bailar, cabecear o hacer algún gesto, ¡HAZLO!, pero ojo, la prioridad es que la canción salga lo mejor posible, por lo que sugiero que sea en los momentos en los que te resulte más sencillo tocar, para no quedar en aprietos por estar expresándote. Un show dinámico y conectado con el público es un show atractivo, y el baterista, aunque esté atrás en el escenario, también aporta a eso. Recuerda, en el público puede haber gente que le gusta la batería, o ¿por qué no? él o la baterista.

5. Respeta el tempo de las canciones: Una canción puede perder absolutamente todo su encanto si es que es tocada fuera del tempo en el que fue compuesta, y acá el baterista es quien tiene la mayor responsabilidad. La ansiedad, la adrenalina y los nervios antes y durante la presentación, hacen que en muchos casos, incluyéndome, el tiempo pase más lento, lo que nos puede hacer tocar mucho más rápido, teniendo la sensación de que estamos en el tempo que corresponde, o al revés, donde nuestro cansancio o la misma sugestión de querer tocar “a tempo” porque sabemos que nos apuramos, nos hace tocar mucho más lentas las canciones. Para estos casos existe una gran solución, y se llama metrónomo. Este elemento tiene tantos seguidores como detractores, los últimos con el argumento de que las canciones pierden la onda o se pierde la “magia” de hacer música. Pero en mi experiencia, ha sido todo lo contrario; el tener una referencia constante del tempo mientras toco me ha dado más seguridad y también a mis compañeros, lo que genera que todos toquemos cómodos, respetemos los momentos de la canción, y también permitiendo que el sonido de la banda sea mucho más ordenado, y por consiguiente, más sólido, y eso definitivamente me hace un seguidor.

Hay colegas que no utilizan metrónomo y mantienen los tempos a la perfección, a ellos los envidio sanamente, pero por ejemplo mi banda Audiopsicótica” utiliza pistas de secuencias mientras nos presentamos en vivo, otras se apoyan en elementos audiovisuales sincronizados con la canción, o incluso otras bandas o artistas, como Muse, cuentan con todo un sistema de automatización de luces, efectos en instrumentos y visuales. Todo esto hace que necesariamente el baterista (o todos los músicos) tengan que usar metrónomo para que el show salga a la perfección. Utilizarlo no es un pecado, ni tampoco “hacer trampa”, sino que es un recurso que nos puede ayudar a asegurarnos de que las canciones salgan como queramos, por lo menos en términos de velocidad.

Bueno, espero que estos tips por lo menos los hagan reflexionar sobre cómo están preparando sus presentaciones, o evalúen cómo ha sido su desempeño hasta la fecha, como les digo, no son una verdad absoluta, y quizás para ustedes haya otros factores que son más importantes a la hora de saltar sobre el escenario, pero para eso los invito a dejar sus opiniones en las respuestas de este blog. ¡Nos vemos la próxima!

Deja un comentario

Deja un comentario